Bolivianos residentes en Madrid se concentran por tercera vez consecutiva

Bolivianos residentes en Madrid se concentran por tercera vez consecutiva

Bolivianos en Madrid piden que se anulen las elecciones y respeten sus derechos. Residentes bolivianos se suman y extienden la protesta por tercera vez consecutiva en contra del fraude electoral procedido respecto a los resultados generales y oficiales dictados por el actual órgano electivo del gobierno de Bolivia, que ha omitido la voz del pueblo y ha puesto, deliberadamente, un paréntesis dentro de la democracia del país.

Bolivianos en Madrid piden que se anulen las elecciones y respeten sus derechos

Autor: Fiorenza Meruvia 

En Madrid, el día sábado 1 de noviembre los residentes bolivianos, se concentraron nuevamente pidiendo la anulación de las pasadas elecciones generales que dieron por ganador al señor Evo Morales de forma fraudulenta opinan los ciudadanos.

“La actual situación que vive nuestro país es crítica, ya que la mayoría de los ciudadanos tanto en Bolivia como en el Exterior están en contra del actual Gobierno y piden que se respete su decisión. Bolivia Dijo NO también en Madrid”.

Esta vez el recorrido fue desde Plaza de España, siguiendo por la Gran Vía, hasta llegar a la plaza de Opera.

 

El acto central conto con la participación del alcalde metropolitano en el exilio, Antonio Ledezma, que dirigió unas palabras, en este comento que los bolivianos y venezolanos somos víctimas del mismo maleficio: Somos hijos de los mismos libertadores, también compartíamos los mismos sueños (Libertad).

En nombre del pueblo venezolano no se sientan solos. Bolivia y Venezuela escarmientan los rigores del mismo maleficio, el populismo y el autoritarismo, aprovechándose de las virtudes de la democracia, conquistando la vulnerabilidad del pueblo y modifican las leyes, como hicieron otros gobiernos en América Latina.

Comento que la clave del éxito será la “persistencia y la unidad”, que no sea una movilización pasajera y que sea: unión en convicciones y principios.

Concluyo con las palabras diciendo que cuando oye el Himno Nacional de Bolivia es como si escuchara la Gloria al bravo pueblo de Venezuela.

Los residentes corearon con fervor:

Aquí nadie de Rinde, Aquí nadie se Cansa, Evo de Nuevo H……..C……

Antecedentes de otras Protestas en Madrid

El pasado jueves 24 de octubre y sábado 26 de octubre, un numeroso grupo de ciudadanos, que habrían participado en las elecciones presidenciales además de haber velado por el buen funcionamiento del orden establecido por la Corte, salieron a las calles al son de coplas y el movimiento incesante de banderas a reclamar su derecho a la libertad de elección.

El día jueves la concentración tuvo lugar en la plaza de Callao, ubicada en la Gran Vía. Un acto en sí que contó con la participación y apoyo de compatriotas que, más allá de sus tendencias políticas o ideológicas y pese a la distancia, dieron a conocer su dolor y el inmenso amor que sienten por su país. Reunidos en un círculo, delegados de Comunidad Ciudadana y Bolivia Dijo No, activistas, residentes y representantes venezolanos, conformaron un grito de lucha. La voz de Leopoldo López Gil que manifestó su preocupación con lo que se está aconteciendo, además de palabras de aliento de parte de Mateo Rosales, coordinador de CC, y Felix Quintanilla, líder de Plataforma bolivianos por la democracia.

El día sábado 26 de octubre, – al igual que en otras ciudades como Argentina, Paris, Nueva York, Santiago de Chile, entre otros– el llamado fue en Plaza España como punto de encuentro y partida. Las bolivianas y bolivianos marcharon hasta la Plaza de Sol, recorriendo la Gran Vía y la calle Montera, con el cuidado y apoyo de la policía Nacional.

Una marcha pasiva y de color rojo, amarillo y verde que no tardó en llegar a Bolivia y que, igualmente, fue expuesta a todo el mundo. Aquí, el descontento hacia Evo Morales, la indignación, la desconfianza hacia el Órgano Electoral, el deseo de democracia y no de dictadura, y el deseo de que se anulen las elecciones pasadas formó parte de la agenda de reclamaciones y esperanzas.

Comentarios cerrados.